Para hacer efectiva la prevención de la violencia es importante incidir en las personas más jóvenes, educando en el buen trato y en una sexualidad sana, con relaciones igualitarias. A través de diferentes actividades en centros educativos como talleres, tutorías personalizadas, asesoramiento virtual , reflexionamos con las y los adolescentes del medio rural sobre qué es la masculinidad y la feminidad, cómo nos influyen las normas de género a la hora de desarrollar nuestra identidad y establecer vínculos con otras personas, y qué otras maneras de relacionarnos nos permiten expresarnos libremente como hombres o mujeres sin perpetuar ningún tipo de violencia o dinámica de poder.

Resultados ediciones anteriores

Entre los programas del IRPF 2019 y 2020 han participados en los 178 talleres realizados en centros de secundaria y centros juveniles del medio rural, un total de 1.977 adolescentes.